Análisis Super Mario 64 DS

El comienzo de un viaje y la torpeza de una leyenda

 

A veces un juego que tiene más de 22 años tiene la habilidad de hacerte sentir bien, satisfecho, disfrutarlo como ningún otro… y otras veces no.

thumb-350-750689
Super Mario 64 DS es un “remake” para la consola portátil Nintendo DS. Por supuesto, esta versión solo tiene 14 años en contraste con la original, pero aún recuerdo aquellos días cuando vi los primeros “sprites” de Mario 64 y mi imaginación empezó a volar. Fue el regalo de una revista de videojuegos. Nos daban una cinta VHS con sus primeras imágenes. Se puede decir que fue el comienzo de algo grande, el primer “gameplay” y por supuesto los primeros minutos de lo que sería una obra maestra. ¡Qué recuerdos!

Recuerdo lo deslumbrante que lucía, si lo comparábamos con otros títulos de la saga como por ejemplo Super Mario World este Mario era muy distinto. Esos polígonos eran pura fantasía tridimensional. Esa sensación de poderío y libertad. Nos dejaba sin aliento. Cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que iba a salir de lanzamiento, junto con Nintendo DS, una pequeña joya llamada Super Mario 64 DS. Se iba a cumplir finalmente mi sueño. Jugar, pasarme y disfrutar de un clásico atemporal en cualquier lugar.

Imaginaos esto: entras en la tienda, compras tu nueva y reluciente Nintendo DS (pegarte buscando el palito de la consola pensando que se había perdido durante 15 minutos también queda como momento inolvidable en mi memoria) y con ella el Super Mario 64 DS. Pensé: “La vida mola”. Qué gran error.

WiiUVC_SuperMario64DS_06
Empecemos por el hecho de que cuando comenzamos a jugar no lo hacemos con Mario. ¿Nintendo, en serio? Yoshi será el primer personaje al que le pondremos las manos encima. Creedme, a pesar de que suelo sacrificar a nuestro pequeño compañero para ir algo más deprisa, no quiere decir que le tenga ningún tipo de animadversión. Nada más lejos de la realidad, pero si compro un juego con Mario como protagonista, quiero jugar con él desde el minuto 1.

Los controles son bastante torpes, en concreto la cámara. Es obvio que el juego en un principio no estaba diseñado para ser jugado en esta plataforma, es un remake, pero la cámara original, a pesar de no ser buena tampoco, es 20 veces más efectiva. El movimiento de los personajes, por otro lado, es fluido y natural, a pesar de no tener un “stick” analógico como sí lo tenía el mando de Nintendo 64. Se juega bastante bien, pero la cámara trunca un poco la experiencia de lo que podía haber sido algo increíble: disfrutar de Mario 64 en cualquier parte.

maxresdefault
Algo bastante más positivo es la idea de poder utilizar más personajes. Ver a Yoshi, Luigi y Wario en el Castillo de la Princesa Peach es una pasada, y la idea de usar las habilidades especiales de cada uno de ellos para conseguir alguna que otra estrella es una idea fantástica, pero es el único añadido al juego original que puede considerarse relevante e importante.

El numero de estrellas que podemos conseguir también es más alto, un total de 150 estrellas en contraste con las 120 que podíamos conseguir en el original. Los minijuegos que vamos desbloqueando conforme avanzamos en la aventura también son agradables, pero son solo eso, un simple guiño, un entretenimiento para alargar y apaciguar la memoria de cualquier jugón que está viendo como Mario 64 en Nintendo DS no se disfruta de la misma manera que en el original.

A ver, no me malinterpretéis, he disfrutado el juego muchísimo. Es divertido, rápido y entretenido, pero ¿qué juego de Mario no lo es?

Todos estos análisis están motivados hacia la idea de que no nos importa cómo luce un juego de DS, tanto en lo visual como en lo auditivo. Es un camino hacia los sentimientos, la imaginación y la jugabilidad. La nostalgia es siempre una buena aliada y en esta ocasión, aunque el juego no es malo, prefiero quedarme con ese recuerdo de un chico atónito pendiente de la televisión viendo como se movía Mario 64 en el año 1996 que truncarla con todas las veces que dejé morir al fontanero gracias a una cámara que, en vez de ayudarnos a continuar, se dedica a trolear al jugador hasta hacerle perder la paciencia.

maxresdefault (1)
Gracias por leer este pedazo de mis memorias, espero que os haya gustado el primer análisis para DSaster. Nos vemos.

PROS

  • Es divertido y rápido
  • Más estrellas que en el original
  • Los minijuegos

CONS

  • Es difícil de controlar
Advertisements

Análisis: Super Mario Bros 1 (Nintendo NES)

Analizar Super Mario Bros implica hablar de la historia de los videojuegos. Aún recuerdo cuando aún era un pequeño “lemming” llegando a casa,el día de mi comunión, y encontrarme encima de la cama una gran caja con la Nintendo Entertainment System y el juego en cuestión mal envuelto, con el papel arrugado, después de haber sido estrenado por mis hermanos mayores, a escondidas, días antes de que me lo regalara mi familia.

Un salto histórico

Gran sensación la de sacar el cartucho gris de su caja, introducirlo en la máquina y agarrar el mando rectangular con su cruceta negra y los botones A y B rojos por primera vez. Ver en pantalla: “1 Player Game” y comenzar la partida fue algo que ha quedado grabado en mi memoria y en mi retina.

super_mario_bros-3522557

Esta obra creada por Shigeru Miyamoto en el año 1985 fue un antes y un después en el mundo de los videojuegos y una revolución para el entretenimiento electrónico doméstico. La simple idea de un héroe que se dedica a avanzar en scroll horizontal, corriendo de izquierda a derecha, no fue una sorpresa. Lo que sí lo fue tanto para la empresa ubicada en Japón como para el propio creador del juego, la repercusión que tuvo, tiene ha tenido y tendrá Mario. Este pequeño fontanero pasó a ser nombrado mascota oficial de la compañía e icono en el sector. Pero antes de analizar las peculiaridades de este título, un poco de historia.

¿Quién eres tú y por qué llevas semejante mostacho?

Gracias a este juego la industria de los videojuegos experimentó un saneamiento que les impulsó a nuevas cotas nunca antes alcanzadas, ayudando a la industria a salir de una gran crisis en la que estaba sumergido desde el gran fracaso de la primera generación (Atari y otros sistemas como el Coleco que no alcanzaban el impacto esperado). Este juego narra el viaje de dos fontaneros para salvar a la princesa del reino champiñón, Peach, que ha sido raptada por el malvado Rey de los Koopas, Bowser. A través de ocho mundos bien distintos los jugadores tienen que salvar todo tipo de obstáculos, enemigos y saltos. A simple vista parece sencillo pero el acierto y la destreza del jugador serán claves para solventar la papeleta y así poder rescatar a la pobre princesa de las malvadas garras de su opresor.

dn-smb-bowser-smb3

No debemos olvidar que este juego fue lanzado en el año 1985, así que nuestros estándares gráficos deben centrarse en el software que había en esos momentos. Con unos sprites muy coloristas, Mario nos muestra su indumentaria, su bigote y su ya característica gorra roja con nitidez. A pesar de ser mundos bastante planos, sin apenas detalles, el acabado es más que correcto y cumple a la perfección lo exigido para uno de los primeros título de plataformas de la historia. Fue toda una innovación el encontrarnos tantos niveles con enemigos tan atípicos y bien diferenciados: desde tortugas verdes (koopas) y bichos marrones (goombas) que serán fácilmente aplastados por nuestro héroe.

Tampoco podemos dejar de lado las fases acuáticas y por supuesto los niveles finales de cada mundo en los que tendremos que derrotar al malvado esbirro de turno guardando su castillo, lleno de abismos, pinchos, barreras de fuego y fosos de lava. Todo para llegar a la pasarela final donde tendremos que medirnos contra los malvados jefes finales, solo ayudados de nuestra destreza y de diversos elementos como flores de fuego o setas que nos aportarán una ayuda extra. Toda una aventura, sí señor.

Una melodía y jugabilidad inolvidable

En la pantalla de título no se encuentra sonido alguno, pero al presionar el botón Start sonará una melodía que todos y cada uno de nosotros ya habrá escuchado en alguna que otra ocasión. Estas notas compuestas por Koji Kondo pasarán a la historia. Hay distintas armonías para cada nivel, dependiendo si estamos bajo el agua, en la superficie, en una cueva o en un castillo. Aunque se repiten los ritmos no se hacen pesados y junto con los efectos sonoros hacen de la banda sonora una pieza memorable y bien compuesta.

Si de algo se puede hablar largo y tendido, es sobre la jugabilidad de este triple A. De los primeros juegos de plataformas. Toda una innovación técnica y jugable. La cruceta y los dos botones de acción logran el efecto esperado de una manera casi perfecta. La sensibilidad de los botones al presionar el botón de salto, así como las direcciones están muy bien ajustadas para que dependiendo de la fuerza con la que pulsemos A o B alcancen una potencia u otra.

Dentro del juego contaremos, en principio, con tres vidas que pueden verse aumentadas si tenemos la suerte de encontrar una seta verde que nos aportará una vida extra al igual que si llegamos a recolectar 100 monedas. A lo largo de las pantallas iremos consiguiendo puntos por derrotar a nuestros enemigos. Si asestamos un combo de más de ocho golpes, eliminando a enemigos de un solo salto con una misma concha o sin tocar el suelo, también lograremos una vida extra. También sumará puntos el destrozar los elementos del escenario, como los bloques ya sean vacíos o con interrogante. Tras estos pueden encontrarse monedas o ítems que nos ayudarán en nuestro viaje. Desde setas y flores de fuego que nos darán más fuerza hasta estrellas que nos harán invulnerables por un breve periodo de tiempo.

El juego, en la parte final a modo de meta, coloca unas banderas que tendremos que arriar saltando desde la lejanía. Cuanto más alto lleguemos mayor puntuación lograremos y si tenemos destreza y atinamos en un determinado segundo, puede que hasta nos lancen fuegos artificiales para celebrar nuestra llegada.

4647722543_096a47280a_o

Este juego peca tal vez de ser demasiado lineal y de no tener grandes motivos para rejugarlo, salvo la mera diversión que nos ofrece y el deseo de hacer un speedrun. Una vez que salvas a la princesa está todo el pescado vendido. Puedes intentar pasártelo con más vidas, o en menos tiempo (hay récords en la red en los que se acaba este juegazo en menos de 5 minutos) o con mayor puntuación, pero el final seguirá siendo el mismo juego entrañable que hace que nuestro corazón salte como el personaje que en la actualidad acumula más de 20 títulos a su espalda. Eso sí, los más persistentes verán recompensados sus esfuerzos con la posibilidad de pasarse de nuevo el juego en un modo más difícil, con enemigos más resistentes y niveles más complejos.

Esto es todo amigos

Super Mario Bros tiene merecida su fama. Es el primer título de una larga saga de episodios y de imitaciones. Un pionero en el mundo de los videojuegos que, como el buen vino, con los años mejora y sigue ofreciendo su mejor imagen. Hoy en día con las nuevas versiones de este título (como la remasterización del título en Super Mario All Stars de Super Nintendo) con mejoras gráficas sustanciales, hacen muy recomendable su disfrute para pasar la tarde de una manera entretenida y agradable. Su ajustada curva de dificultad hace que el reto no resulte monótono. Un juego que a pesar de no poder salvar tu progreso en la partida (en la versión original no se puede, no como en las versiones posteriores) no resulta frustrante. Empezar desde cero tiene alicientes para que sigamos mejorando y avanzando. Si estáis cansados de gráficos ultradetallistas y queréis echar unas horas a un juego clásico que divierta y sea a su vez un reto, no dudéis en probar esta maravilla creada por Nintendo y Shigeru Miyamoto.

mario.jpg

Valoración
Gráficos: A
Sonido: A
Jugabilidad y durabilidad: A

Triple A. Obra maestra e impulsor de un género. ¿Te queda alguna duda? Pruébalo. No te arrepentirás.

Ficha técnica: Super Mario Bros (Supa Mario Burazazu)
Año: 1985
Consola: Nintendo Entertainment System (NES)supermariobros
Género: Plataformas
Desarrolladora: Nintendo EAD
Distribuidora: Nintendo
Productor: Shigeru Miyamoto
Modos de Juego: 1-2 jugadores: No simultaneo
Fecha de lanzamiento: Japón: 13 de septiembre de 1985
América: 18 de octubre de 1985
Europa: 15 de mayo de 1987